sábado, 22 de enero de 2011

creciente y decreciente

Tú eres todo aquello que soñé con tener algún día. Te tuve durante poco tiempo, pero te tuve y el caso es que ya casi te he perdido del todo... Y ya no sé qué hacer; si buscar otros brazos en los que poder protegerme o simplemente dejar que esta sensación me mate poco a poco. Tengo esa extraña sensación que después de haberte conocido a ti, mi mitad, mi sueño, todo lo que quería, mi confidente, mi gran amigo; ya no voy a poder seguir adelante porque ya no habrá nadie que este a la altura de poder sustituirte. Es verdad que lo he intentado, pero no puedo querer a otro si mientras tanto te amo a ti... Si, es la primera vez que conjugo el verbo amar y es porque por primera vez en toda mi vida, me he enamorado...

Sé que intentamos recuperar lo que un día fuimos tú y yo, pero quizá, sólo quizá, no estemos preparados para enfrentarnos a los millones de kilómetros que nos eparan y aún más pensando que cada kilómetro es un océano, porque yo así lo veo...

Durante esas sententa y dos horas que pasé junto a ti, por primera vez tuve la sensación de que estaba soñando... Porque tú y yo sabemos que pasamos los tres mejores días de nuestras vidas, en el mejor mes y el mejor año. Espero que algún día tenga el valor de plantarme frente a ti y decirte lo mucho que te quiero y que aunque nos separen cien kilómetros, cinco años, el tiempo o simplemente la vida misma, yo jamás te voy a olvidar... Porque nuestra relacíon no es de usar y tirar, sino que es una de esas que te hacen vibrar y a la vez, sentirte viva...

'Para mi gran amigo, que me falta, pero siempre está'